miércoles, 13 de febrero de 2013

Mi carro de herramientas


Pues tras unos meses de no hacer prácticamente nada, esta vez me he puesto a hacer un carro para llevar las herramientas y poder dejar las cosas (tornillos, piezas, etc...) en algún sitio un poco mas a salvo que el suelo, donde en mas de una ocasión, he perdido algún tornillo al darle una patada sin querer.

Para hacer el carro, he utilizado unas simples estanterías metálicas de las que casi todo el mundo tiene en su garaje o trastero. En mi caso, tenia unas baldas de 1 metro de largo, por lo que solo tuve que comprar las patas y unas ruedas. Las patas recomiendo que sean mas o menos decentes, pues es lo que dará estabilidad al carro y es poco dinero. He comprado 2 patas de 2 metros cada una por 10 euros (las dos) y 4 ruedas por otros 10 euros las 4.
Material necesario para el carro.



En mi caso, las baldas de un metro son muy grandes para poderlas guardar en el sitio del que dispongo, por lo que me veo obligado a cortarlas a 60 que es la medida que mejor se adapta a lo que tengo en mente, así que marco las baldas y con una sierra de calar y mucho cuidado, me pongo a cortar las baldas.

 

 

Importante, el limar bien una vez hecho el corte, pues este canto corta como un cuchillo !!!


Una vez cortadas las cuatro baldas, o las que pongas (recomiendo un mínimo de 3 baldas), vamos con las patas. Yo voy a hacer el carro de unos 90 cm de altura, por lo que restando la altura de las ruedas que son 7 cm, corto las patas a 83 cm. De la misma manera, mido, marco, y corto, recordando igualmente, limar bien los bordes cortados para evitar disgustos.

 


Las baldas y las cuatro patas ya cortadas están casi listas para empezar a ensamblarse entre ellas.


Como sabéis  estas baldas tienen los taladros hechos para atornillar las patas a las baldas, pero al cortarlas, hemos perdido ese agujero, así que hay que hacer otro nuevo, para lo que ponemos la pata cobre la balda y marcamos el agujero que tenemos que hacer.


Hecho estos agujeros, empezamos a atornillar las patas a las baldas, con una bandeja en la posición mas alta y otra en la mas baja, para ir dando la forma al carro. De esto no tengo fotos, porque ya veréis cuando empecéis a montarlo, sujetas un pata y se te va otra, y cuando metes los tornillos, aun sin apretar del todo, eso baila que parece un flan, así que poco pude soltar el invento hasta no tener todo mas o menos prieto. Aquí solo recomiendo paciencia y un poco de maña. Si dispones de ayudante es mas sencillo.

Puestas las dos baldas al menos (la de arriba y la de abajo), hay que recordar que en mi caso corte las baldas, por lo que tengo uno de los laterales sin ningún tipo de tope para que las cosas no se caigan, así que mido el ancho del carro y con los trozos de pata que me han sobrado, corto un trozo de esa medida y lo coloco de tope. Daros cuenta de que en la foto, lo estoy poniendo por la parte de abajo, es decir, por arriba de la balda solo asoma el lateral, pues la parte de abajo del angulo, queda debajo de la balda, lo cual también le dará mas fuerza a la hora de poner algo de peso. Recordar que al haberla cortado, esa zona pierde la rigidez que le da a la chapa el doblez del borde.

 

Seguimos trabajando por la parte de abajo del carro, procediendo a marcar la ubicación de las ruedas, que van atornilladas a la bandeja inferior lo mas cerca posible de las patas. Existen ruedas que van atornilladas directamente a las patas, pero el precio iba de 2,5€ cada rueda a 5,4€ así que para el uso que le voy a dar con este sistema tengo mas que suficiente.

 


Una vez puestas las ruedas, ya podemos darle la vuelta al carro y darle un ultimo repaso al apriete de los tornillos si aun están algo flojos. Yo apreté solo un par de ellos hasta comprobar que una vez de pie el carro, estaba correctamente derecho y no había quedado descuadrado. Aquí se puede observar el lateral de la estantería cortada, y lo que quería decir con lo de meter el angulo al revés para poner el tope y que no se cayeran las cosas.


Ahora solo queda, si no lo habéis hecho antes  elegir la altura de la balda intermedia, y colocarla a la altura que mas te guste y ya tenemos un carrito para llevar la herramienta y poder dejar las cosas mientras trabajamos.

 

En breve publicare un par de modificaciones que le hice posteriormente para "tunear" un poco esta versión básica del carrito, pues luego cada cual le puede añadir cosas según sus necesidades o preferencias. Lo que si recomiendo es hacerse una especie de "mantelito" de fieltro o similar para poner en las bandejas del carro, al menos en la de arriba, pues tras haberlo estrenado, os digo que pasado un rato, es bastante desagradable el ruido de cualquier tornillo o llave golpeando la chapa de la bandeja al descubierto.

Espero que os sea útil. A mi me ha venido de perlas y sinceramente, ha quedado mas rígido de lo que pensaba que iba a quedar en un principio.

Un saludo

No hay comentarios:

Publicar un comentario