lunes, 28 de marzo de 2011

Cambio de disco de freno trasero

Al fin le toco el turno al disco de freno trasero, ya que como veréis, le tocaba (hace tiempo).

He aprovechado mi falta de tiempo para cambiar el disco, para apurar las pastillas al máximo, y después un poco mas, y mostrar los efectos de la pastilla gastada sobre el disco, para que quienes apuran mucho los cambios, vean lo que puede pasar. Se podrá ver en otra publicación con detalle, pues aquí pondré como cambiar el disco, que es bien sencillo.

Empezamos, sujetando la moto de forma que nos quede la rueda de atrás en el aire, cada cual con el sistema que prefiera. Yo en mi caso, como tengo un anclaje de suelo en el telelever, simplemente con una U le he dado un par de vueltas y automáticamente la rueda de atrás se ha ido arriba ella sola. Ahora, metemos la primera velocidad y aflojamos la rueda sin quitar aún los tornillos, solo aflojar.


Una vez estén flojos los tornillos de la rueda, quitamos la pinza de freno al igual que si fuéramos a cambiar las pastillas, lo cual es muy recomendable hacer junto con el cambio de disco (especialmente si llevas las pastillas como yo).


Tras quitar la pinza, ya podemos sacar los tornillos de la rueda del todo, teniendo cuidado con los conos que llevan, pues no están fijos al tornillo, vamos que se salen, asi que cuidado no perdáis ninguno.


Al sacar la rueda, tendréis que jugar un poco con ella para esquivar el escape, pero sale sin necesidad de quitar nada mas, al menos en la R850R con el escape original y con el Leo Vince, sale sin mayor problema.
En la parte interior de la rueda, hay otra pieza que se "escapa" de su sitio, así que de nuevo, andar con cuidado para no perderla.


Bueno, pues ya con la rueda fuera, lo primero antes de quitar nada, es asegurarse de que la pieza que hemos comprado es igual a la que vamos a quitar, pues no sería la primera vez que tras desmontar todo, te encuentras con que la nueva pieza no coincide algún anclaje, o el diámetro. o lo que sea. A mí con un disco no me ha pasado nunca, pero con tras cosas sí y desde entonces lo compruebo siempre todo. Lo mejor es poner la pieza encima y ver que encaja a la perfección.



Una vez comprobado, empezamos a quitar los tornillos de anclaje, los cuales irán bastante duros ya que llevan fija tornillos para evitar que se aflojen por las vibraciones.


Sacamos el disco viejo, con cuidado de no llevarnos la chapa del sensor del ABS, que va sujeto con los mismos tornillos.


Colocamos el nuevo disco y apuntamos los tornillos con la mano.
Primero se apuntan todos para que el disco quede en su sitio y evitar tener que aflojar porque alguno entre muy duro.



Ahora, se echa el fija tornillos que le guste a cada uno y se aprietan en el sentido que queráis, saltándose uno, de forma que se va apretando e disco mas o menos plano. Como lleva cinco tornillos se apretara el 1º, el 3º, el 5º, el 2º y el 4º, y después otra vuelta igual para el ajuste a la presión indicada en el libro.

Es importante que os fijéis que el disco lleva caja para la cabeza de los tornillos, por lo que éstos deberán de queras al ras del disco. Es relativamente sencillo el dejar algún tornillo fuera y no por ello dejará de apretar, pero el disco irá descentrado y si se mueve y sitúa los tornillos sobre sus respectivas cajas, quedará totalmente flojo, lo cual es una situación peligrosa en ruta. Lo bueno, es que si dos de los tornillos han entrado bien en sus cajas, el resto encajarán en las mismas correctamente según se aprietan.

A la izquierda el tornillo correctamente colocado y a la derecha el tornillo MAL COLOCADO






Una vez apretados todos los tornillos con el correspondiente fijas tornillos y a la presión correcta, de nuevo volemos a colocar la rueda en su sitio, y aquí es donde vais a sudar hasta conseguir meter los tornillos, sobre todo si estáis solos. Yo por desgracia, cuando hago las cosas para mí, suelo hacerlas solo, así que sudé y además no pude hacer fotos. El hecho de haber dejado la primera velocidad metida, facilita las cosas, porque puedes girar la rueda e ir buscando los huecos, el problema es la chapita que quitamos al sacar la rueda ¿recordáis? Pues esa chapita nos tapará los huecos y nos las veremos para apuntar los tornillos, todo ello siempre sujetando el peso de la rueda y tirados en el suelo los que no tenemos elevador. Hay unas guías que ayudan a esta tarea, pero no tengo ninguna, así que me lo apunto para los reyes del años que viene.

Los tornillos se aprietan también cruzados y a la presión indicada, eso si, importante apretar al menos un par de vueltas a mano, pues si metéis la rosca un poco torcida y con una herramienta no os dais cuenta, podéis estropear el comienzo de la rosca, que os impedirá meter de nuevo el tornillo derecho.


Rueda apretada, disco puesto, disco limpio (importante, pues tendrá grasa o suciedad de toda la operación), pues solo queda montar la pinza de nuevo, con las pastillas nuevas.



Esta parte no la pongo, porque esta en el tuto de cambio de pastillas de freno y bastante se esta extendiendo ya esto.



 Y aquí otra foto para que se vea lo bonito que queda el disco nuevo.


En breve publicaré como ha quedado mi antiguo disco, ya que empece con idea de dejar que rozara un poco para que se vieran las consecuencias de apurar mucho unas pastillas, pero finalmente entre falta de tiempo y demás historias, dejé el disco que da pena vero y la pastilla, pues para que os voy a contar. Solo diré que me la he guardado junto al pistón de mi Yamaha Teneré 600 de recuerdo.

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario